Cuando China dominaba los mares. Los viajes de Zheng He.

 “Hemos recorrido más de cien mil li[1] y hemos contemplado en el mar olas enormes como montañas elevándose hacia el cielo, y hemos puesto los ojos en regiones bárbaras, ocultas muy lejos […], mientras nuestras velas, completamente desplegadas de noche y de día como nubes, seguían su curso tan rápidas como estrellas, surcando aquellas olas indómitas como si de una vía pública se tratara.”

(Inscripción del siglo XV, ubicada en Changle [Fujian, China]. Atribuida a Zheng He)

Introducción

La historia marítima de la cultura china ha sido grandiosa, la tecnología naval se tiene registro desde épocas neolíticas en contextos arqueológicos, al menos en pinturas.Mientras el registro histórico sugiere que durante la dinastía Han se establecieron las primeras rutas marítimas.

Una vez que china surco los mares, por el año 200, no fue sino hasta el siglo XVI que las flotas chinas perdieron fuerza, principalmente a la situación por la que china atravesó políticamente, y además la evolución tecnológica de grandes flotas como los Ingleses, Portugueses y Españoles que comenzaron a dominar todo el mercado marítimo.

A principios del siglo XV el mayor navegante chino, Zheng He, realizó exploraciones que se registran hasta Kenia en el continente Africano. Dichas expediciones presentan que el imperio chino mantuvo relaciones comerciales con estos lejanos lugares durante los viajes de este navegante.

Algunos investigadores siguen la hipótesis de que Zheng He fue más allá de lo registrado por documentos, encaminándose hasta territorios muy lejanos como Sudáfrica y el continente americano, décadas antes de la llegada de los europeos.

La ruta de la seda

Durante el siglo IX la economía mundial se regía por dos potencias, una era la dinastía Tang (618-907 d.C.) en China, el otro motor económico era Bagdad, capital de los Abasíes desde el año 762. Para unir ambas potencias se estableció la Ruta de la Seda y su equivalente oceánico la ruta marítima de la seda, aunque hay que mencionar que fue durante la época de la dinastía Han (202 a.C. – 220 d.C.) cuando se establecieron las primeras rutas comerciales marítimas (Rosselló, 2018), pero es hasta la dinastía Tang cuando se presenta la presencia china en el Mar rojo, Persia, Mesopotamia, y Egipto.

Figura 1: Ruta marítima de la seda.

Los Tang apreciaban los tejidos finos, las perlas, el coral y las maderas aromáticas de Persia, África oriental y la India, y a cambio se ofrecía papel, tinta y, por encima de todo, seda. Pero hacia el siglo IX la cerámica china también se había convertido en un bien codiciado, y los camellos no eran el medio más adecuado para transportarla, así que se decidió establecer mejores rutas marítimas.

Con la invención de la brújula, la navegación se dio de un modo mas sencillo, antes la astronomía y el conocimiento sobre los vientos monzones[2] controlaban la navegación. Durante la dinastía Song (960-1279), se comerciaba hasta el mar rojo y las naves chinas eran mucho más avanzadas tecnológicamente que las árabes e indias. La evidencia arqueológica registra porcelana Song en lugares al este del continente africano (Rosselló 2018).

China y el “Nuevo Mundo”

La historia oficial dicta que Cristóbal Colon comando tres carabelas en nombre de la corona de castilla y Portugal, con el fin de llegar a las Indias por otra ruta y encontró un nuevo continente. Sin embargo algunas investigaciones sugieren que durante el siglo V, según crónicas de la dinastía Qi del Sur (479-502), el monje budista Hui Shan junto con cuatro acompañantes navegaron hasta la tierra llamada Fusang localizada a 20,000 li, aproximadamente 9,000 km, la distancia que hay de Hong Kong a Vancouver. Se estima que regresaron en el año 499, el monje tenía 90 años de edad.

En la obra de Gustavo Vargas Martínez titulada Chinos en América antes de colon, se habla de un objeto de jade que según las inscripciones corresponde a la dinastía Han, fue descubiertas en excavaciones en Teotihuacan y es una clara referencia al contacto de chinos con americanos, sin embargo otros investigadores sugieren que fue traído a México cuando los chinos llegaron al continente en el siglo XVII (Baozgonh et al. 2010).

Figura 2: Dije de jade, descubierto en Teotihuacan. Recuperado de (Baozgonh et al. 2010).

Durante los viajes de Marco Polo a China durante la dinastía Yuan de (1271-1288). Polo estuvo al servicio de Kublai Khan el entonces emperador de China. Para 1329 las hijas de Marco Polo elaboraron algunos mapas a través de cientos de notas de su padre, y en este mapa hay un lugar llamado Fusan, que corresponde a la costa occidental del actual Canadá. En antiguos textos chinos es llamada “la tierra al otro lado del océano, muy lejos de china” (Chong, 2016), algunos autores buscaron Fusang en la costas del Pacifico mexicanas, e incluso otros en Perú (Gómez, 2013).

https://img.rt.com/actualidad/public_images/abc/abc1eea0d18c38a3ce0d48d1db23e087.jpg
Figura 3: Mapa supuestamente elaborado por las hijas de Marco Polo

En 2002 el mundo volvió a poner los ojos en aquella china que había llegado a América, cuando Gavin Menzies, publico “1421 El año en que china descubrió el mundo” (2002). En dicha obra el autor propone que los viajes de Zheng He durante la dinastía Ming, llevados a cabo entre 1421 y 1423, fueron capaces de incursionar en las costas americanas del pacifico.

La dinastía Ming conquista los mares

China comenzó a comerciar con el mundo desde hace más de 2,000 años, la dinastía Tang mantuvo abierta todas las relaciones, los marinos chinos ocupaban un lugar muy destacado entre los comerciantes.

La conquista mongola sobre la dinastía Tang hizo desequilibrar un poco la gran potencia marítima que estaban creando, sin embargo también se argumenta que durante toda la historia china se ha creado “una desconfianza hacia los mercaderes y las influencias foráneas, suspicacia que se remonta a Confucio, convencido de que el comercio y los intercambios no debían dictar los valores chinos” (National Geographic, 2009)

En 1403 el emperador Yongle (Zhu Di) ordeno la construcción de una flota imperial, que explorara los puertos de los mares de china y el océano indico (Levathes 1994:73) y se le concedió a Zheng He la tarea de comandar las naves.

Zheng He nació en 1371 en una aldea mongol, procedía de una familia musulmana. A los once años fue capturado por el ejército Ming que por entonces acababan con los últimos restos de la dinastía Yuan (Yamashita 2007).

El joven fue castrado y enviado a la corte real de Nanking, a lo largo de los años logro ser el jefe de los eunucos del príncipe Zhu Di, quien en 1403 se convertiría en el tercer emperador Ming.

Comando durante 28 años siete viajes, inicio en 1405 con una flota de 300 juncos y más de 27,000 hombres. En total se estima que Zheng He utilizo 2,000 barcos, cantidad solo comparable a las grandes flotas de la segunda guerra mundial (Vargas 2004:20).

La flota de Zheng He incluía marineros, eunucos, oficiales, médicos, adivinos, artesanos navales, herreros, carpinteros, sastres, cocineros, mercaderes, intérpretes en multitud de lenguas, astrólogos, predictores del tiempo, botánicos, entre más especialistas.

Los viajes a diferencia de los occidentales, no eran en busca de conquista territorial, expansión religiosa, o explotación de recursos, los viajes solo tenían el fin de presentar la dinastía Ming a otras comunidades fuera de China, y al mismo tiempo establecer relaciones comerciales e intercambios que si bien la dinastía aceptaba, el comercio más bien radicaba en que occidente gustaba de productos chinos.

El primer viaje de 1405 a 1407 visito Champa (Vietnam), Malaca y Java, en donde el clima tropical los recibió. En estas tierras las flotas llevaron consigo ébano, colmillos de elefante, cuernos de rinoceronte, bambú negro y maderas perfumadas. Llegaron a Ceilan de donde Zhegn He ordeno el regreso a China.

El segundo viaje de 1407 a 1409, partieron a finales de 1407 y principios de 1408, sin embargo sin Zheng He ya que se quedo a la restauración del templo de la diosa Tianfei. Regresaron a China con el embajador de Siam, y mas tarde la flota regreso a Calciut (India), Continuaron su viaje a Ceilan, donde encontraron al rey Alakeswara, quien se negó a trabajar en conjunto con china, sin embargo Zheng He llevaba entre sus flotas guerreros que capturaron al rey y lo llevaron encadenado hasta China ante Yongle. El tercero de 1409 a 1411 estableció contacto con el golfo pérsico.

Durante el cuarto y quinto viaje, recorrió la costa de la península arábiga, Zheng He les dejo productos de china y a cambio el sultán les regalo leones, leopardos, cebras (caballos celestiales), avestruces y una jirafa (Yamashita 2007).

El sexto viaje según Yamashita (2007) fue muy breve, Zheng He acompaño a la flota hasta Sumatra, la cual se dirigía hasta África, pero regreso a China probablemente para la inauguración de la ciudad prohibida en 1421, mientras que los barcos que navegaban hasta África no regresarían hasta 1423.

Los viajes de 1421 a 1423 son un poco confusos, sin embargo se sabe que las flotas se separaron y siguieron caminos distintos, algunos llegando al cabo de buena esperanza y siguiendo los vientos hasta América, no supieron a donde habían llegado, solo bordearon las costas hasta regresar a China. Por otra parte el almirante Zhou Man recorrió el camino antes mencionado a Fustag bordeando el pacifico americano y regresando a China.

Estos viajes alternos son presentados en la novela de Menzies, en la que su tesis principal no es eliminar el imaginario del descubrimiento de América, mas bien introduce nuevas inquietudes en la historiografía naval del siglo XV bajo el supuesto de que Colon sabia perfectamente a donde se dirigía, debido a que conocía las cartas portuguesas, varias de ellas basadas en mapas chinos que habían circunnavegado el globo ochenta años atrás (Vargas 2004:53).

En 1424 el emperador Yongle falleció mientras dirigía una campaña militar en Mongolia, ese año también hubo un incendio en la Ciudad Prohibida mismo que acabo con varios documentos, entre ellos, se dice que algunos de los viajes de Zheng He.

No fue hasta 1432 que los viajes se retomaron, aunque ya fue el ultimo, salio del sur de China, se dirigieron a África, la flota se dividió y otros siguieron a Dhofar y otro al puerto de la Meca. Se dice que Zheng He se quedo en Calcicut a esperar el retorno de sus flotas, a sus 62 años, y falleció en el trayecto de regreso a China.

No paso mucho tiempo, pues dos años mas tarde falleció el emperador Xuande, y con su muerte se marca el fin de China como potencia marítima. Los juncos se destruyeron, los textos fueron quemados, y se calificó las expediciones de Yongle como una perdida inútil de dinero y hombres, los productos que recibían se calificaron de inútiles y se prohibió el comercio con el extranjero.

Poco después de los viajes de Zheng He, cuando Colón llegó al Nuevo Mundo, la visión confuciana ganó la partida. China quemó su flota marítima y se encerró en sí misma. La dos Rutas de la Seda, la terrestre y la marítima, que habían unido China con el mundo, cayeron en desuso. Los portugueses llegaron al océano Índico, y a finales del siglo XVII y principios del XVIII Europa empezó a dominar el comercio mundial. La historia habría sido muy distinta si los chinos no se hubieran aislado durante 500 años (National Geographic, 2009).

Retos de la arqueología marítima

La mayor parte de información que se tiene respecto a la navegación del siglo XV china y en especial de los siete viajes de Zheng He ha sido obtenida a partir de documentos de la época, algunos de la ciudad prohibida, que pertenecen a datos sobre las naves, también diarios de contados almirantes que estuvieron presentes.

La estrecha relación que tiene la arqueología con la historia en china ha sido quizá la causa de que los documentos historiográficos se vean como un total de la información, pero pueden ser también el inicio para expediciones de arqueología marítima en busca de naufragios que pertenecían a las flotas de Zheng He, y no ver los descubrimientos arqueológicos ni como una confirmación de las fuentes históricas, ni como una capsula del tiempo. Un descubrimiento de arqueología marítima se debe entender entrelazado en una red de procesos que lo llevaron al lugar donde se encuentra, la tarea de la arqueología es indagar sobre esos procesos.

Se tiene registro de que en 2010 se planeaban realizar excavaciones arqueológicas en el archipiélago de Keniata de Lamu por investigadores chinos y kenianos, con el objetivo de investigar las relaciones culturales entre China y Kenia y tratar de localizar buques de la flota de Zheng He que se creen se hundieron por la zona[3]. En 2011 se confirmó que las excavaciones descubrieron monedas acuñadas entre 1403 y 1424 y porcelana de la dinastía Ming[4].

La arqueología marítima china aún tiene el reto de seguir investigando la navegación del siglo XV, en busca de más pistas que den con la información que en ese entonces tenían los navegantes, ¿Cómo fueron las relaciones comerciales?, ¿Qué evidencias hay al menos hasta el cabo de buena esperanza?, ¿Cómo se pueden autentificar los documentos de cartas navales en las que aparece América ochenta años antes de ser descubierta por la Corona de Castilla?

Referencias bibliográficas

Boazhong, Song, Liu Xiulan y Wang Dayou

            2010 “Serpiente emplumada Americana y dragón chino”, en: China Hoy, Publicación                 digital.

Chong, José Luis

            2016 “Estudios sobre China desde Latinoamérica en conmemoración de los 160 años                 de la llegada de los chinos a Costa Rica”, en: Revista Estudios, Numero 33,                  Universidad de Costa Rica.

Gómez, Jorge

            2013 “En busca de Fu Sang por tierras mexicanas”, en: Revista de Claseshistoria,                        Publicación digital de Historia y Ciencias Sociales.

Levathes, Louise

            1994 When China Ruled the Seas, New York.

Menzies, Gavin

            2002 1421 El año en que China descubrió América, Barcelona.

National Geographic

            2009 “Made in china. Un naufragio de hace 1,200 años abre una ventana al antiguo                    comercio mundial”, National Geograpic, recuperado online: National                               Geographic España.

Rosselló, Victória

            2018 “Las rutas marítimas chinas y las innovaciones navales”, en: Revista Instituto                       Confucio, Numero 47, Volumen II, recuperado de: confuciomag.com.

Oliveira, Juan

            2017 “Los viajes del almirante Zheng He y la flota china del tesoro”, en: Va de                            Barcos, recurso digital.

Vargas, Gustavo

            2004 Juncos chinos en la cola del dragón, El caimán alado, Buenos Aires.

Yamashita, Michael

            2007 Zheng He. Los 7 viajes épicos alrededor del mundo del mayor explorador chino                 (1405-1433), Blume, Barcelona.


[1] El li es una unidad de medida china cuya longitud ha variado con los siglos. Se piensa que en la época de Zheng He medía más o menos medio kilómetro (un tercio de milla).

[2] Un monzón o vientos monzones, son vientos estacionales, que se producen por el desplazamiento del cinturón ecuatorial. En verano los vientos soplan de sur a norte, cargados de lluvias. En invierno, son vientos del interior que vienen secos y fríos. Especialmente en el océano Índico y el sur de Asia.

[3] Enlace a la noticia que hace referencia: http://en.people.cn/90001/90782/90873/6901444.html.

[4] Enlace de la noticia: https://www.diariodelviajero.com/africa/un-descubrimiento-arqueologico-revela-un-vinculo-entre-china-y-africa.